Escucha Profunda (Deep Listening)

Escucha Profunda (Deep Listening), es una práctica creada por la compositora norteamericana Pauline Oliveros con el objetivo de mejorar sus propias capacidades de escucha y compartirlas con otros compositores, intérpretes y público en general. Oliveros escribió estos textos a modo de guía práctica, basándose en su experiencia como compositora, intérprete e improvizadora.

Oliveros acuñó el término “Escucha Profunda”, un juego de palabras que se ha convertido en una estética basada en los principios de improvisación, música electrónica, ritual, enseñanza y meditación.

En el libro “Deep Listening, una práctica para la composición sonora” publicado en 2005, Oliveros desarrolla su práctica, que consiste en ejercicios de meditación y experimentación sonora para enfocar la atención en un sonido y a su vez en todos los sonidos circundantes de nuestro paisaje sonoro.

Cualquier persona puede practicar Deep Listening. Es la práctica de la escucha siempre que se tenga en cuenta que las complejas ondas sonoras que transitan continuamente por el oído desde el mundo exterior hacia la corteza auditiva, requieren de la participación activa de la atención.

El oído posibilita oír y escuchar. Oír es el fenómeno físico que posibilita la percepción. Escuchar es prestar atención a lo que es percibido tanto acústicamente como psicológicamente. Lo profundo se asocia con la complejidad y los márgenes, o los límites que están más allá de la comprensión normal o habitual. La profundidad sobrepasa nuestra capacidad de comprensión, o desconocemos muchos de sus aspectos como para que podamos comprenderlo facilmente.

Entonces, la escucha profunda, significa aprender a expandir la percepción de los sonidos para inluir todo el conjunto espacio-temporal del sonido y enfrentar su inmensidad y complejidad tanto como sea posible.

Es una práctica pensada para elevar y expandir la consciencia del sonido en todas las dimensiones de la consciencia y dinámicas de la atención abiertas al ser humano.

En el proceso de su investigación Oliveros formó la banda Deep Listening con David Gamper y Stuart Dempster y se especializaron en realizar y grabar en espacios resonantes o reverberantes como cuevas, catedrales y enormes espacios industriales.

La escucha profunda es una forma de meditación. La atención es dirigida hacia la interacción de sonidos y silencios. El sonido no se limita a los sonidos musicales o hablados, sino que incluye todas las vibraciones perceptibles (formaciones sonoras).

Deep Listening es un proceso que lleva a la persona que escucha a ese contínuo, así como a enfocarse instantáneamente en un sonido particular o secuencias de sonido/silencio. Busca facilitar la creatividad a través de esta forma de meditación.

Misma Categoría: libros